lunes, 3 de noviembre de 2014

Wings3D, un 3D en construcción

Cada vez me cuesta más encontrar nuevas (o viejas) aplicaciones con que alimentar esta bitácora. Todo el CAD del que podía hablar ya ha sido mencionado, y las utilidades de diseño vectorial que aún podría citar son de menor enjundia que las que ya han pasado por aquí. De tal modo, y tratando siempre de ofrecer productos que, en mayor o menor medida, sean aprovechables para el usuario nos encontramos hoy con Wings3D, un programa de modelización de mallas tridimensionales.

¿Y por qué digo "en construcción"? Porque tengo la impresión de que este software está aún muy verde a tenor de la cantidad de veces que se me ha colgado en mi Debian mientras trataba de progresar con él. Es encomiable que los programadores pongan gratuitamente a disposición del usuario herramientas que intenten rivalizar con los tradicionales productos de pago, y es algo por lo que siempre obtentrán mi reconocimiento. Pero, lógicamente, si hablamos de Wings3D tenemos que admitir que, hasta que la versión disponible sea estable, no se puede contemplar como una alternativa seria.


Como ya me ha pasado en ocasiones anteriores acerca de productos similares, observo mucho potencial en Wings3D, a pesar de que solo trabaje con mallas poligonales y carezca de un buen renderizador. La creación de primitivas en sencilla empleando el menú del botón derecho del ratón, a través del cual también accedemos a las herramientas de edición. Como pasa siempre, echo de menos la practicidad de otros programas a la hora de desenvolverme con los elementos creados, pero sería solo cosa de acostumbrarse.

El interfaz es muy sencillo, con una sola ventana de trabajo, y se aprecia la simplicidad característica de las aplicaciones pequeñas, pero ello no deriva en que podamos alcanzar resultados de manera rápida. No me queda nada claro como aplicar texturas, por ejemplo, durante el rato que lo he testeado. Y eso que está muy lejos de la exuberancia de Blender en cuestión de menús y paletas de herramientas. Me gusta en cambio la facilidad con que el modo selección nos deja elegir entre punto, arista, cara o malla. Simple y directo. Por contra, me disgusta profundamente que sea incapaz de salir del modo "Esculpir", potente herramienta que permite deformar la malla interactivamente pero que apenas cuenta con opciones de control, de otro modo que a golpe de xkill (es decir, matando el proceso desde consola), pero no he visto alternativa.

Los formatos de trabajo que admite van desde el .3ds del antiguo 3D Studio hasta formatos como Illustrator, Wavefront y Lightwave entre otros. No adelanto grandes resultados en las importaciones según mi corta experiencia intentándolo con un fichero 3ds. En fin, merece la pena echarle un vistazo aunque solo sea para comprobar hacia donde caminan los proyectos de software libre orientados al diseño 3D.