lunes, 27 de mayo de 2013

DraftSight, quizá el CAD en 2D más completo

La primera vez que probé DraftSight me sorprendí de lo poco que había visto mencionar este programa en mis búsquedas por la red tras la pista de alternativas a AutoCAD. Un programa de CAD gratuito, solo para dos dimensiones pero muy completo, intuitivo y con una semejanza al omnipresente AutoCAD que garantiza un aprendizaje rápido para el usuario medio. En efecto, no tardé en ver en subsiguientes correrías por Internet como las alusiones a DraftSight aumentaban, casi siempre para alabar sus virtudes y su firme posicionamiento como la opción solvente que esperabámos dentro del entorno libre.

¿Estamos ante la alternativa definitiva en GNU/Linux? Qué más quisiera. Baste señalar que la versión individual, que es la gratuita, carece de 3D y está orientada al uso doméstico, por lo que no tiene autorización para ser empleada con fines comerciales. En otras palabras, un estudio de arquitectura estaría incurriendo en la misma ilegalidad si utilizara este DraftSight para realizar sus proyectos que si usara un AutoCAD pirateado. ¿De qué nos sirve entonces, se preguntarán?



Bueno, siempre se puede pagar para obtener la versión de empresa, que tampoco tiene 3D. ¿Que no quieren? Entonces aténganse a las consecuencias si usan la versión individual para impulsar su negocio.

Entrando ya en materia técnica, empecemos diciendo que DraftSight viene avalado por Dassault Systèmes, la compañía de software responsable de Solid Works, uno de los principales productos de CAD en 3D orientados al diseño mecánico e industrial. ¿Entienden ahora por qué ni la versión para empresa cuenta con herramientas para dibujo tridimensional?

En principio el respaldo de una corporación como esta es una garantía, pero profundicemos un poco más. DraftSight cuenta con todas y cada una de las herramientas que uno espera encontrar en un paquete de CAD para dibujo arquitectónico en dos dimensiones. Prácticamente no echamos nada en falta, y el modus operandi de sus paletas de herramientas y menús es calcado al de AutoCAD. Por mencionar aquello que no siempre es frecuente en otros productos ya analizados en este blog, digamos que es posible introducir órdenes por teclado y puntos por coordenadas, relativas y absolutas; podemos personalizar comandos con atajos de teclado, utilizar bloques y referencias externas, manejar capas, incrustar imágenes, definir estilos de cota y línea personales, trabajar en espacio modelo y espacio papel y asignar atributos a bloques; las variables de entorno son configurables, nos permite automatizar tareas mediante scripts, trabajar en formato DWG y admite una notable personalización. Ciertamente, cumple muy bien en lo tocante a la delineación bidimensional, lo suficiente para considerarlo un clónico de esa piedra de toque llamada AutoCAD. Nadie que haya trabajado en éste último tendrá el menor problema en habituarse al entorno de trabajo de DraftSight.

Puntos en contra, lo ya expuesto: el 3D si está ni se le espera (para eso Dassault Systèmes ya tiene Solid Works...aunque no para Linux) y su uso comercial está restringido. Por otro lado, leo en Internet que el formato DWG en que podemos salvar los dibujos no es legible por AutoCAD. Yo he salvado un fichero en versión 2004-2007 y lo he podido abrir en AutoCAD 2007 con total reconocimiento de entidades. Eso sí, antes te advierte que no es un formato DWG desarrollado por Autodesk, pero no implica ninguna otra restricción. A la inversa tampoco he tenido mayor problema. DraftSight 2012 admite ficheros DWG hasta la versión 2010 de AutoCAD; quizá si empleáramos una posterior de éste último sí podríamos tener problemas, pero no es algo que haya comprobado sobre el terreno.

Así que ustedes deciden. A mí me parece un buen software para arquitectura en 2D, quizá el mejor que he probado bajo GNU/Linux. ¿Tanto como para pagar por él y actuar conforme a la legalidad?

Descargar DraftSight.