miércoles, 23 de octubre de 2013

K-3D, un caótico batiburrillo para 3D

Es difícil hacer una evaluación de un programa de CAD cuando muchas de las opciones que podrían distinguirlo no funcionan o aparentan estar cercenadas. Es lo que me pasa con K-3D, una aplicación de diseño 3D que se encuentra en los repositorios de Debian 7.1 y que presenta un aspecto bastante prometedor en su primer vistazo, pero que decepciona en cuanto uno percibe la cantidad de herramientas que tiene a mano y que no se encuentran disponibles.

Crear primitivas en K-3D es muy sencillo, así como movernos espacialmente a su alrededor, muy al estilo de Blender. Otra cosa es renderizar, cosa que la versión 0.8.0.2 no es capaz de hacer ya que, al parecer, carece de un motor de renderizado propio. Y los que puedes elegir no dan resultado alguno.


Las paletas de iconos son claramente insuficientes, mientras que los menús están saturadísimos de opciones hasta el punto de tener que recorrerlas con la rueda del ratón para verlas todas. Mención aparte merecen sus paneles de información de entidades, confusas y que perjudican la interacción con el usuario. Para extruir o dividir caras nos tenemos que ir a los complejos menús o aprendernos la tecla a tal efecto. Operaciones básicas como booleanos o mapeados cuesta averiguar como realizarlas, y todo ello va incrementando la sensación de dificultad y tedio a medida que pasan los minutos.

A todo lo anterior añadiré que el programa se me ha cerrado varias veces durante mis visionados, con lo que debemos estar ante una versión no demasiado estable. Es una pena porque hay cosas a destacar, como el área de dibujo, muy interactiva, o las pocas barras de iconos que aparecen disponibles. Quienes aprecien trabajar con NURBS también agradecerán la posibilidad que ofrece K-3D de funcionar con este tipo de superficie.

Pero mientras no solucionen la amigabilidad de su entorno gráfico y pongan un poco de orden en todas las herramientas que ponen a disposición del usuario, pocos serán los que decidan echarle horas para dominarlo.